Warning: getimagesize(images/stories/2014-15/futbol/arbitros_ofrenda_1.JPG): failed to open stream: No such file or directory in /home/lanzadeportiva/public_html/plugins/content/smartresizer/smartresizer.php on line 468

[AUDIO] José Noda: "Se cuestiona el trabajo del árbitro y se desprestigia su función"

El arbitro de fútbol, un personaje tan cuestionado como imprescindible

 

LanzaroteDeportiva.com

 

En el programa de hoy trataremos de responder algunas cuestiones y sobre todo ampliar la información sobre los aspectos psicológicos que están relacionados con la práctica del deporte, pero en este caso no del deportista, sino de los árbitros de ese deporte. 

Al hablar de deporte es prácticamente imposible no hablar también del arbitraje, ya que si no hay árbitros en vez de deporte deberíamos llamarlo de otra forma. Gracias a estas personas existe un reglamento y se pueden tomar medidas cuando no se cumplen esas reglas. Y por supuesto, es tan importante que debido a su actuación, el resultado de una competición puede verse afectado o no. 

Un árbitro debe atender e intentar comprender a un número muy alto de personas y tiene mucha repercusión mediática (ya que todas sus decisiones suelen ser analizadas y debatidas por los medios de comunicación), por lo que están en el punto de mira a diario tanto por el público como por la prensa como por el propio comité de árbitros. 

Por eso creo que es necesario reflejar en este programa la labor que un árbitro desempeña en cualquier deporte, que es tan importante o más que la de cualquier deportista o entrenador. Y del mismo modo, si el papel de un árbitro puede ser determinante, no deberíamos pasar por alto incidir en que se requiere una buena formación y preparación tanto a nivel físico, técnico, como mental (que suele ser la parte más olvidada), de todos los árbitros o jueces deportivos. Así que el papel que la psicología deportiva puede jugar en el trabajo con árbitros es bastante interesante y hay que aprovecharlo todavía más. 

 

Siempre que hablamos de fútbol sobre todo, pero de cualquier deporte en general, la figura del árbitro sólo se recuerda cuando no hace las cosas bien o cuando se equivoca en alguna jugada importante. Pero claro, la labor de un árbitro no es nada fácil. ¿Cuáles serían las razones más influyentes de la complejidad de su trabajo?

La complejidad del trabajo de un árbitro sobre todo tiene que ver con la atención que deben prestar siempre a la multitud de factores que inciden en una competición:

La acción directa del juego

Las acciones indirectas que suceden

El número de participantes implicados

La rapidez con la que ocurren las cosas

La cantidad de juicios que tienen que considerar

Y por supuesto, el número de decisiones que deben tomar en una competición

Y respecto al tema de que solo son recordados cuando cometen errores, solo hace falta leer en la prensa deportiva el número de casos de agresión que se repiten cada fin de semana a este colectivo, donde siempre se cuestiona el trabajo del árbitro y se desprestigia su función como parte fundamental en el deporte. Es como si el entorno que les rodea se olvidase de que siguen siendo personas, y que al igual que cualquiera de nosotros, también pueden cometer errores. 

 

Teniendo claro lo que hace que sea tan difícil que el árbitro tenga un buen papel, ¿cuáles serían sus principales preocupaciones y deficiencias?

Tras revisar algunos de los estudios en esta dirección la conclusión es que hay ciertos aspectos que suelen resultar problemáticos y otros que son de bastante interés. Por lo que más se han preocupado serían cuestiones sobre psicología, relaciones humanas, medicina del deporte, preparación física y alimentación. Señalando como muy importantes problemas a nivel táctico, seguido de deficiencias en lo que tiene que ver con aspectos psicológicos, tácticos y de forma física. 

Asimismo, algunos de los principales defectos con los que nos encontramos en el arbitraje serían el temperamento, la imitación, la prepotencia, la debilidad en cuanto a carácter, la incapacidad para asimilar situaciones que no se pueden cambiar o incluso un exceso de confianza. 

Por lo que insisto en la importancia de que igual deberíamos reflexionar sobre la necesidad de incluir una preparación psicológica en los cursos y seminarios de formación para árbitros o jueces deportivos. 

 

Mucha gente que no se dedica al mundo del arbitraje, que practica o no algún deporte, se preguntan qué es lo que lleva a un árbitro a iniciarse en esto, teniendo en cuenta por las situaciones que muchas veces tiene que pasar. ¿Qué es lo que motiva a un árbitro para empezar a dedicarse a esto, o incluso para mantenerse o abandonar? 

Para empezar en el campo del arbitraje una de las razones primordiales es el entusiasmo por el reto y la excitación que le produce este trabajo. Incluso el hecho de poder “sentirse dueños” de las situaciones por el papel de autoridad que representan. 

Sin embargo, es un colectivo que se somete a cargas muy grandes de presión y estrés continuo, por lo que sin duda alguna también el burnout del de hablábamos en el último programa es una de las cuestiones a tener en cuenta, y que si no se toman medidas de prevención y de tratamiento puede provocar que abandone.  

 

Comentas el nivel de presión y de estrés al que tienen que enfrentarse en muchos casos, ¿es posible que sufran ansiedad los árbitros? 

Es una evidencia, que no sólo proviene de la observación que podemos hacer desde fuera (que puede ser cierta o no), sino de los distintos estudios que se han llevado a cabo sobre el tema. Parece ser que existen ansiedad y estrés, y con niveles muy altos entre los árbitros. 

Como consecuencia de variables como las altas demandas de la competición, excesivas demandas de energía y tiempo, la carencia de refuerzos positivos, la falta de habilidades y estrategias de afrontamiento, no adaptar las expectativas con los logros conseguidos, falta de apoyo o incluso el estilo de vida fuera de lo deportivo. 

Y por supuesto, la influencia que puede llegar a tener el público, la prensa, los entrenadores, los propios deportistas, familiares, amigos y hasta sus propios compañeros de profesión. 

Y es que el arbitraje, está sometido a exigencias tan altas que no se les permite casi ningún tipo de error, y de hecho, la opinión que suelen tener entrenadores y deportistas es que cometen demasiados errores. Las expectativas que los demás tienen es que por lo menos el árbitro tiene que acertar en el 90% de sus decisiones, sino, es un mal rendimiento. Por lo que la pregunta que nos deberíamos hacer sería: “¿qué margen de error le damos a un deportista y a un entrenador? ¿Les exigimos lo mismo?” Estamos obligando casi a que el árbitro no pueda equivocarse, y si esto pasa, al menos en el caso del fútbol (pero en muchos otros deportes también) la grada está en todo su “derecho” de criticar “educadamente” al árbitro con insultos, gritos, porque parece ser lo que es correcto o así lo ha aprendido la gente. 

Es necesario que la gente sea capaz de ponerse en el lugar del árbitro para comprender qué precisamente con insultos y con gritos no están ayudando a qué mejore su rendimiento, todo lo contrario. 

 

Comentabas el tema de la formación en los árbitros como algo muy importante, pero ¿qué cosas son las que deberían mejorar o aprender para ser un buen árbitro?  

Es necesario que los árbitros se formen en cursos de calidad para mejorar su actuación pero también para que el arbitraje sirva como elemento de formación, como una herramienta educativa que fomente valores y actitudes positivos desde las categorías más tempranas. Muchas veces esta formación se centra en los aspectos relacionados con la reglamentación, pensando que cuanto más sepa sobre las normas, más fácil es hacer que se cumplan. Y esto es verdad, pero le falta algo. Y esto es que para que las personas cumplan normas es necesario interpretar sus comportamientos, por lo que la preparación psicológica es necesaria, y podemos trabajar varios aspectos: 

Personalidad del árbitro

Capacidad de observación

Atención y concentración

Afrontamiento de situaciones de estrés y ansiedad

Capacidad de visualización

Ser capaz de abstraerse del ambiente

Toma de decisiones

Trabajo de comunicación

Esclarecer sus funciones y el alcance que tienen

Comprensión de gestos específicos

Saber disminuir “el sentido de culpa” por alguna decisión

Ser consciente de que las críticas se hacen a su función y no hacia su persona

Autocontrol ante comportamientos agresivos

Y preparación pedagógica y educativa así como conocimiento de las reglas del deporte

Y algunas de las características que tiene que poseer un árbitro teniendo en cuenta lo que comentaba sobre su papel educativo y su influencia como modelo para deportistas, padres y entrenadores, serían: 

tener control de la situación

no alterarse y estar calmado

fomentar el respeto aprovechando que es la autoridad dentro del campo

ponerse en el lugar de los jugadores para poder actuar correctamente (ser empático)

cuidar la presencia física (tener una buena presencia ayuda a que la primera impresión sea buena)

coherencia entre comunicación verbal y no verbal (hablar lo justo y con gestos adecuados)

evidentemente es importante que esté en buena forma física y tener una buena colocación en el campo

favorecer siempre el juego evitando ser protagonista

tener una buena atención para controlar las distracciones

estudiar el sistema de juego

ser un buen observador es fundamental junto con la concentración

manejar habilidades sociales (saber a quién dirigirse en ciertos momentos, si es mejor hablar con el entrenador para explicarle algo, o con el líder del equipo, etc.) 

 

Copyright © 2017 LanzaroteDeportiva.com | Todos los derechos reservados. La empresa no se hace responsable de las opiniones vertidas por los colaboradores o usuarios.