Los veteranos del Madrid y Barcelona participaron en el Memorial “Amigos del Magec”

Los jugadores fallecidos siempre estarán en el recuerdo de la familia del Magec

LanzaroteDeportiva.com

 

Tías respiraba desde bien temprano el aroma de las grandes citas, esos donde el gentío va y viene, donde los coches dan vueltas buscando el hueco milagroso donde aparcar, esos donde las caras de los niños –y sus padres- reflejan ilusión. Según se acercaba uno al pabellón de Tías veía como esos rostros iluminados se llenaban de palabras. “Creo que viene Lorenzo Sanz”, decía uno mientras otro hablaba por otro lado “¿te acuerdas de Salva Díez?, pues también viene”. Más allá dos niños discutían si se decía Arlauckas o Arlauckás, mientras las camisetas del Real Madrid y del Barcelona se mezclaban en una combinación perfecta con las del Magec Tías, porque hoy era el día grande en la agenda anual del club, el día en el que rendían homenaje a esos 4 jugadores que, siendo muy jóvenes, dejaron de formar parte del equipo terrenal para pasar a entrar al olimpo del recuerdo. Los protagonistas eran, y lo fueron, Manuel Seijas Bethencourt, Tomás Fernández Toledo, Tadeo Coll Corredera y Bilal Ahmed Nayin.

 

El partido “amigos del Magec” entre las leyendas del Real Madrid y las del FC Barcelona era la mejor forma de rendir homenaje a estos 4 chicos que hace unos años nos dejaron y que siguen en el recuerdo de muchos, especialmente en el del club.

 

El partido comenzó con un ritmo muy alto de puntos, parecía tan fácil lo que estaban haciendo los jugadores de uno y otro equipo en la cancha, que daban ganas de jugar con ellos, te llamaban con las asistencias, las fintas, los pases y los lanzamientos, con la pelea bajo aros, con los rebotes, con cada segundo de baloncesto que había en ese pedazo de historia del basket nacional que visitaba Tías. El primer cuarto no tuvo dominador claro en la faceta anotadora, aunque se vio pronto cuales iban a ser las armas de los cuadros. El Real Madrid iba a buscar, en principio, el juego interior de Arlauckas, pero el Barcelona había construido dos torres en la zona para que el de Texas ni se moviera, ganando los rebotes con un soberbio Kasun que demostró seguir en plena forma. El primer cuarto acabó con el marcador de 21 a 26 para los culés.

 

En el segundo cuarto el Barcelona amplió el ritmo, siguiendo con la fuerza defensiva, y el Real Madrid tuvo muchísimos problemas a la hora de poder jugar un baloncesto mucho más práctico. Juan José Jiménez y Lorenzo Sanz intentaban guiar el balón a la canasta rival, previo paso por las manos de Joe, pero una vez más el Barcelona se imponía bajo aros, jugando muy bien colectivamente con Ferrán Martínez dirigiendo la orquesta, con Manuel Torralba y Mario Kasun como artistas principales del momento. El Barcelona conseguía abrir hueco, y eso el banquillo del Real Madrid no lo podía permitir, así que el isleño Carmelo Cabrera decidió parar el partido y organizar a los suyos, mientras que José María Soro arengaba a los suyos para que siguieran por ese camino, como hicieron hasta el descanso, con el marcador de 36 a 51 para los blaugranas.

 

En el descanso tuvo lugar una serie de actos en donde estuvieron muy presentes las estrellas del partido, los homenajeados. En Cabildo de Lanzarote, en boca de su presidente, Pedro Sanginés, agradeció la presencia de las leyendas del Real Madrid y del Barcelona, para dar paso al Ayuntamiento de Tías que a través de su alcalde, Pancho Hernández, y de su concejal de deportes, Kiko Aparicio, hicieron entregas a los dos equipos de un recuerdo por su colaboración, a la par que el Real Madrid entregaba unas placas al Ayuntamiento y al Magec Tías. El club lanzaroteño también hizo entrega de unos regalos a los dos equipos y al Ayuntamiento, por la colaboración prestada, recibiendo también, por parte del Real Madrid y del FC Barcelona, dos camisetas oficiales firmadas por los jugadores, que sortearán en la cena de final de temporada.

 

Tras los actos protocolarios llegó el momento más emotivo, en el que las familias de los desaparecidos, bajaron a la cancha con la atronadora ovación que le brindaron los casi 1400 espectadores que se dieron cita en el pabellón municipal de Tías y donde se sumaron también las expediciones de los equipos invitados, todos en pie, regalando el más grande de los aplausos a esos cuatro jugadores que se fueron muy pronto a la élite del recuerdo. Los familiares Manuel, Tomás, Tadeo y Bilal estaban con su otra familia, la del baloncesto, la del Magec. Algunas de las personas que bajaron al pabellón se les veía realmente emocionados y es así, con acciones como estas, como la del Magec, como la de los aficionados al baloncesto, como el de las estrellas del pasado, donde uno ve que la humanidad todavía existe. Tras recibir un ramo de flores cada familia, el club hizo entrega de la mitad de la recaudación a Cáritas en Lanzarote y la otra mitad a Antonio Sierra, que a parte de árbitro del encuentro, se desvive por la Fundación Boufama de Mali donde, gracias a la colaboración de la gente del baloncesto insular, tienen balones para jugar, ropa para vestir, libros para leer, medicina para curar y un largo etcétera de cosas que sólo pueden salir de una persona con un corazón de 2´20 encerrado en un cuerpo de 1´60.

 

Después de los recuerdos se volvía al juego. El Real Madrid intentaba plantear un partido más tranquilo, con más movilidad en ataque y con más lanzamiento exterior. Lorenzo Sanz se erigía como el “buscador de los huecos imposibles”, pero el Barcelona no mostraba síntomas de flaqueza, al revés, se iba creciendo, hasta tal punto que unas de las ovaciones, incluso más que el tapón que colocó Arlaukas o el mate que clavó Kasun, fue la canasta desde el exterior anotada por el veterano Frederic Riera para el FC Barcelona y que, al ser sustituido, tuvo que levantarse del banquillo para agradecer los aplausos del público presente. Mientras el partido seguía transcurriendo con la desesperación del Real Madrid por recortar distancias ante un Barcelona que empezaba a gustarse, jugando “al primer toque”, moviendo mucho al equipo blanco en defensa. Acababa el cuarto y la diferencia de 15, 51 a 66, dejaba a las claras que aunque veteranos, habían venido a jugar y que ninguno de los dos quería perder porque, un clásico siempre es un clásico.

 

En el último cuarto el partido tuvo menos razones tácticas y mucho más ímpetu. El Real Madrid lo tenía que dar todo y se volcaba en la canasta culé y eso dejaba espacio para que los catalanes salieran con menos presión. Nacho Castellanos cuajó un gran cuarto, acompañado de Lorenzo Sanz, pero enfrente estaban los triples de Joseph Sillero y las canastas de Mario Aguado para devolver la igualdad al cuarto. El tiempo fue transcurriendo y las canastas seguían consumiéndolo lado a lado, hasta concluir con el marcador de 74 a 92, con victoria para el FC Barcelona.

 

A la conclusión, los niños y no tan niños, no desperdiciaron la ocasión de sacarse fotos con los jugadores, pedirles un autógrafo, estar con los grandes del baloncesto español de los 90. El Tinyala de Playa Blanca se sacó una foto al completo con jugadores del Real Madrid, mientras que por otro lado eran reclamados los del Barcelona para sacarse una foto con los del Magec, los árbitros también querían fotos para el recuerdo y los que suscriben esta crónica, no íbamos a ser menos, porque al fin y al cabo, era una fiesta, la fiesta del baloncesto, en donde no ganó el Real Madrid, pero tampoco lo hizo el Barcelona. En esta ocasión ganaron Manuel Seijas, Tomás Fernández, Tadeo Coll y Bilal Ahmed, cuatro corazones rojinegros.

 

Ficha Técnica

 

Real Madrid (74): José Miguel Antúnez (11), Óscar González (3), Lorenzo Sanz (22), Juan Carlos Barros (29 y Joe Arlauckas (88). También jugaron Juan José Jiménez (5), Vicente Paniagua, Gustavo Díaz (5) y Nacho Castellanos (10). Entrenador: Carmelo Cabrera

 

FC Barcelona (92): Roger Esteller (7), Mario Aguado (17), Salva Diez (4), Ferraán Martínez (19) y Mario Kazun (17). También jugaron Ernesto Martínez (2), Josep Sillero (6), Manuel Torralba (5), Fredric Riera (2) y Julián Ortiz (3). Entrenador: José María Soro.

 

Parciales cada cuarto: 21-26 / 36-50 / 51-66 / 74-92

 

Árbitros: Antonio Sierra, Eduardo Montelongo y Hamza Bihich. Anotadora: Dácil Acuña. Ayudante Anotador: Pepe Bustillo. Cronometradora: Brenda Hernández. 24”: Nayra Barrera. Sin eliminados.

 

Incidencias: Partido “Amigos del Magec” dedicado a la memoria de Manuel Seijas, Tomás Fernández, Tadeo Coll y Bilal Ahmed, disputado en el Pabellón Municipal de Tías ante unos 1400 espectadores. La recaudación se destinó a Cáritas y a Centro Boufama. 

 

Copyright © 2017 LanzaroteDeportiva.com | Todos los derechos reservados. La empresa no se hace responsable de las opiniones vertidas por los colaboradores o usuarios.