El retraso de un partido nacional evidencia los problemas del balonmano insular

 

El partido comenzó 15 minutos tarde por la ausencia de asistentes

LanzaroteDeportiva.com

 

Lo sucedido el pasado sábado en el Pabellón Municipal de San Bartolomé, en el partido perteneciente a la Liga de División de Honor Plata entre el Club Balonmano Lanzarote Zonzamas y el Seis do Nadal – Coia, sigue todavía en el candelero.

 

Lo primero, lo cual fue considerado como falta de respeto por los colegiados del partido, entrenadores de ambos conjuntos y aficionados al balonmano, fue la ausencia de árbitros asistentes a la hora del comienzo del choque, lo que obligó a que uno de los árbitros comenzara a rellenar el “online” de la Federación y que el partido se retrasara hasta la llegada de las personas que debían estar en la mesa.

 

Según confirmó en “Polideportivo” de Radio Lanzarote – Onda Cero el presidente de la Federación Insular de Balonmano, Vicente Robayna, la causa de dicho retraso en llegar al Pabellón de San Bartolomé se debió a “la enfermedad imprevista de una de las mesas y las circunstancias laborales de otra de las compañeras, que trabaja en el sector turístico, se dilató la jornada y llegó muy justo, la Federación Española estaba al tanto y la Federación Canaria también”. Estos datos colisionan con lo que se vivía en dicho Pabellón en donde se confirmó por parte de los implicados que era así, pero con matices, ya que la asistente que había caído enferma había avisado por la mañana, con tiempo más que suficiente para buscar sustituto o sustituta y que fuera comenzando el partido, cosa que se podía hacer y que está recogido en el Reglamento de Partidos y Competiciones de la Real Federación Española de Balonmano.

 

Otro error cometido, por muchas partes, fue la ausencia de la información sobre el retraso del partido en el acta ya que, como indicó el presidente de la Federación Insular “en el acta hay que recoger cualquier incidencia que ocurra en el partido, incluso del público, cualquier cosa que sea importante, como puede ser empezar 15 minutos tarde” y como señala el artículo 179 del Reglamento de Partidos y Competiciones de la Real Federación Española de Balonmano “ los árbitros consignarán en las actas someramente, pero con absoluta claridad cuantos incidentes ocurran durante el partido y con relación a su desarrollo”, pero la realidad fue muy distinta y no se recoge lo sucedido. El presidente, sin embargo, excusa esta ausencia ya que “telefónicamente lo pusimos en conocimiento de la RFEB, pero todo acta es ampliable en las horas siguientes, de todas formas cuando pidan explicaciones se les explicará pero hay que saber porqué no se puso, por cerrar el acta, las prisas….”. Este error podía haber sido subsanado si, algunas de las personas que firman el acta, y dan conformidad del mismo, se hubieran percatado pero, ni equipos ni árbitros lo hicieron, sumando errores al mismo.

 

Lo que no se explica es que hayan recibido sanciones los clubes por la ausencia de un equipo informático para llevar a cabo el seguimiento de los encuentros, tal y como recoge también el Reglamento de Partidos y Competiciones de la Real Federación Española de Balonmano en su artículo 178 y tras recogerlo en el acta y un tema como este no se haya dispuesto, evitando así cualquier sanción, como se recoge en el artículo 45-a del Reglamento de Régimen Disciplinario en donde “Se considerarán infracciones específicas leves de los componentes del equipo arbitral y serán sancionados, según el caso y sus circunstancias, con apercibimiento o suspensión temporal de uno (1) a tres (3) encuentros oficiales de competición, más la posibilidad de una sanción accesoria de la pérdida parcial de hasta el 50% de los derechos de arbitraje, las siguientes: A) No personarse una (1) hora antes en el terreno de juego”. La única explicación posible, y como sucedía hace unos años en el baloncesto insular es la de evitar una sanción que, ante la ausencia de árbitros, pudieran poner en peligro la celebración de partidos.

 

Por si fuera poco, el error humano y/o informático también se sumó a todo este cúmulo y el acta digital sumó el resultado de 30 a 30, en vez del 30 a 29 original, el cual figura en el acta de papel, que al fin y al cabo es el que tiene peso federativo. El inconveniente a todo esto es que, el Seis do Nadal – Coia no se ha quedado parado y haciendo uso del artículo 184 del Reglamento de Partidos y Copeticiones de la Real Federación Española de Balonmano, “cuando un club lo considere procedente, podrá hacer uso de su derecho al trámite de audiencia y elevar alegaciones al Comité Nacional de Competición sobre los incidentes que se hubieran producido, ratificar las propias reclamaciones en el acta o contestar a las del contrario, si así lo estima oportuno, mediante la opción correspondiente dentro de la intranet de la Real Federación Española de Balonmano, dentro de las cuarenta y ocho (48) horas siguientes a la notificación del acta y anexo del partido” y así lo hizo, informando de ello a través de las redes sociales.

Mientras, el Club Balonmano Lanzarote Zonzamas, al cual le sorprendió dicha información, se encuentra tranquilo ya que el acta de papel refleja el resultado final de 30 a 29, como ha corregido en días posteriores la propia federación en internet, recibiendo LanzaroteDeportiva algún mensaje por redes sociales preguntándonos por el motivo del cambio en el resultado final.

Parte delantera del acta del partido donde se comprueba el resultado final de 30 a 29

Parte trasera del acta sin contemplar el retraso del partido

Un problema, que se suma a otros problemas

 

Aunque el presidente de la Federación Insular de Balonmano, Vicente Robayna, crea que el balonmano vive buena salud porque la competiencia en otros deportes es más fiera que hace algunos años, sólo hay que hacer una comparativa en participación en años atrás.

 

Hace un lustro, había una competición con 5 equipos juveniles femeninos, 8 cadetes femeninos y 10 infantiles femeninos, por ejemplo. Hoy en día son números impensables para el balonmano lanzaroteño, que si bien es cierto que posee tres equipos seniors en categoría nacional, lo que viene de atrás es preocupante, con equipos que incluso están quitando la base por falta de niños, o que han suprimido el equipo femenino ante la ausencia de jugadores.

 

Juan Rivera, técnico y directivo del Zonzamas, aboga en la entrevista publicada por LanzaroteDeportiva, por un trabajo en conjunto para evitar lo que parece que se avecina al balonmano insular. “Creo que la Federación tiene mucha responsabilidad, pero los clubes también y tendremos que sentarnos todos y hablar porque al final a todos nos interesa que hayan árbitros, niños y competición, porque sino tendremos que cerrar las puertas desgraciadamente”.

 

Pero lo cierto es que para solucionar los problemas, hay que verlos. Mientras se han suspendido partidos de base en la isla por la falta de árbitros, el presidente no lo ve así, por lo menos en lo referente al estamento arbitral. “Estamos escasos de árbitros pero para cubrir la competición sin problemas”, nos comenta en “Polideportivo” ante la pregunta sobre la suspensión de partidos de base por ausencia arbitral, despejando balones al expresar que “el verdadero problema es que los pabellones cubiertos de Lanzarote, en cuanto haya lluvia o condensación se tengan que suspender partidos”. Analizar los números arbitrales también nos da un dato negativo esta temporada, ya no respecto a hace un lustro, sino hacia el año pasado, en donde, al concluir la competición algunos decidieron no continuar al no estar de acuerdo con las personas responsables en la Federación.

 

La falta de medios humanos es más que notable en cuanto a jugadores y árbitros, pero también de entrenadores, lo que llevó este año a una reunión en donde se decidió que los entrenadores federados podrían tener ficha escolar con otro club, con el fin de que hubieran más equipos y más niños practicando balonmano, como nos confirmó Vicente Robayna. “Un entrenador puede entrenar a dos equipos distintos, pero no puede tener dos fichas federativas, pero si podría tener una ficha federada y una ficha de juegos escolares con otro club”

 

El balonmano insular tiene muchísimas carencias, sumando a ellas la falta de información a los medios de comunicación, la ausencia de página web o el escaso movimiento en redes sociales, problemas que también se deben a la falta de medios humanos. La Delegación de baloncesto de Lanzarote también tuvo estos problemas y poco a poco ha ido saliendo de ellos con un cambio en la forma de gestionarlo y con el compromiso de todos.

Copyright © 2017 LanzaroteDeportiva.com | Todos los derechos reservados. La empresa no se hace responsable de las opiniones vertidas por los colaboradores o usuarios.