Se cumplen 32 años del ascenso del Torrelavega a la Primera División de Balonmano

Jesús Casanova era el capitán de aquel histórico equipo

 LanzaroteDeportiva.com / Fotografías: Cedidas por Jesús Casanova

 

Corría el año 84 y con él, la temporada 83/84 en el balonmano español. El Atlético de Madrid ganaba la División de Honor, la máxima categoría a nivel nacional, en donde había dos equipos canarios, el Coronas Tres de Mayo con Bjorn Jilsen en sus filas y el Marlboro Canteras, que no pudo salvar la categoría y descendió.

 

El balonmano no sólo era un boom a nivel nacional sino también en Canarias donde también destacaban el Escaleritas de Gran Canaria, que estaba en la Primera División Nacional. En Lanzarote destacaba el Torrelavega que llenaba recintos deportivos y era “empujado” por los aficionados locales que consiguieron, junto con el cuerpo técnico y la plantilla quedar primeros en Canarias y luchar por ascender a la Primera División Nacional. 

 

Hasta ese momento ningún equipo de Lanzarote había conseguido jugar en categoría nacional y los lanzaroteños se refugiaban en el balonmano como gran salida para que sus deportistas sonaran también fuera de las islas. 

 

El Torrelavega iba a vivir la fase de ascenso en casa enfrentándose al San José de Sevilla, al Martitim Puerto Cruz y al Pedro Alonso Niño. El día 25 de abril se presentaba el acto en el Arrecife Gran Hotel con la presencia del Delegado del Gobierno, Agustín Torres; del Vicepresidente del Cabildo, Segundo Rodríguez; del Presidente de la Federación Provincial de Balonmano y Delegado de la Federación Nacional en esta fase de ascenso, Salvador Casado; del Delegado Insular de Deportes, Santiago Guadalupe; del Concejal de Deportes del Ayuntamiento de Arrecife, Andrés Fuentes; y del  Delegado Insular de Balonmano, Carlos Curbelo.

 

Se respiraba en la isla un ambiente de euforia, como nos confirman voces autorizadas del balonmano de aquellos años y para ese momento se estrenaba pabellón, el de la Ciudad Deportiva, antes llamado Avendaño Porrúa, que así definía el diario Lancelot el 27 de abril de aquel año: “Mencionar el nuevo Pabellón del Polideportivo Avendaño Porrúa, unas magníficas instalaciones que, a falta de retoques finales y la ampliación de las gradas - esto último se hará en una segunda fase-, será un escenario idóneo para la celebración de esta fase de ascenso. Una iluminación correcta, piso sintético, cabinas para informadores con conexiones telefónicas, marcador electrónico,... muy coqueto.”

 

Los integrantes del Torrelavega eran conscientes de que lo tenían todo a su favor, pero muchos habían sufrido la decepción de no ascender el año anterior, en Melilla, e iban con pies de plomo. La clava estaba en el partido con el San José de Sevilla, equipo que había descendido de la máxima categoría y que quería recuperar sus galones.

 

Joaquín Ruiz, entrenador del Torrelavega confesaba a los compañeros de Lancelot en la previa al evento que “en una fase de ascenso es imprescindible que los jugadores posean cierta experiencia y estén motivados ya que en tres horas se va a decidir el trabajo de muchos años”.

 

Llegaba el 4 de mayo de 1984 y el Torrelavega saltaba a la cancha a las 21:30 para enfrentarse al Pedro Alonso, no faltó alegría, fe e ilusión en la cancha, pero tampoco en las repletas gradas de un novísimo Pabellón del Avendaño Porrúa que tuvo que poner el cartel de “aforo completo” que incluso dieron la espalda al deporte rey dejando atrás la final de la Copa del Rey entre dos clásicos como el FC Barcelona y el Athletic de Bilbao hasta tal punto que el entrenador del Maritim Puerto Cruz, una vez finalizado su partido con el San José de Sevilla, en donde los aficionados locales animaron a rabiar a los tinerfeños, confesaba “ya quisiera una afición así en Tenerife”.

 

Después llegó el Maritim Puerto Cruz ante el que se jugó con mucha confianza en el trabajo y con una defensa intratable, siendo la antesala de un éxito que no se perdería ni la Televisión Española, que acudió a Lanzarote con José Manuel Pitti a la cabeza para vivir el último y definitivo encuentro, ante el San José de Sevilla, concluyendo con un equipo, el primer equipo de Lanzarote, que conseguía jugar en categoría nacional.

Aquella Sociedad de Cultura, Recreo y Deportes Torrelavega la formaban Yimi, Ito, Antonio, Manolo, Miguelito, Carmelo, Jiménez, Casanova, Valiente y Morera, coordinados de forma magistral por Joaquín Ruiz

 

Copyright © 2017 LanzaroteDeportiva.com | Todos los derechos reservados. La empresa no se hace responsable de las opiniones vertidas por los colaboradores o usuarios.