Warning: getimagesize(images/stories/2012-13/futbol_sala/leo_ramirez_copa.jpg): failed to open stream: No such file or directory in /home/lanzadeportiva/public_html/plugins/content/smartresizer/smartresizer.php on line 468

Leo Ramírez dice adios tras 40 años de fútbol y fútbol sala

LanzaroteDeportiva.com

 

Con la entrega de la Copa juvenil de fútbol sala el pasado viernes al Gotiagua, no solo se acaba la temporada del fútbol sala en Lanzarote, sino que se pone fin a la trayectoria profesional de Leo Ramírez como persona dedicada al fútbol sala. La entrega de la Copa fue su último acto oficial poniendo la guinda a una amplia trayectoria profesional.

 

Para muchos Leo Ramírez es "sólo" el entrenador del Azarug Tinajo y delegado insular de fútbol sala, pero la figura de Leo Ramírez es alargada y con un palmarés envidiable para un futbolista canario, con más de 40 años de experiencia entre el fútbol y el fútbol sala.

 

Leo Ramírez comenzó a darle patadas a un balón en el barrio de Carrizal, en Gran Canaria, con el que llegó a debutar en el primer equipo. Los que le vieron jugar decían de él que era un delantero centro rápido y letal de cara a gol. Jugando con el primer equipo del equipo e su barrio, siendo juvenil, le llega una llamada desde la UD Las Palmas, para jugar con el juvenil amarillo. Fue su mejor año, llegando a disputar la final de la Copa del Rey Juvenil ante el Real Madrid en el Santiago Bernabeu, anotando Leo Ramírez el tanto de la victoria amarilla, el que le daba la copa a los que fueron llamados "diablos amarillos" y escribiendo uno de los episodios más bonitos en la historia de los de Pio XII.

 

Tras un año en el Aficionado de la UD Las Palmas, equipo filial amarillo que jugaba en regional, fichó por el Unión Moral de Gáldar y al siguiente año por el Estrella, ascendiendo con el club de Sardina del Sur desde la tercera regional a la tercera división. En 1982, Leo Ramírez regresó a su casa deportiva, al Unión Carrizal como jugador y al colgar las botas como entrenador y como preparador de las Escuelas de la base deportiva del club. Pero aún así, todavía había "mono" de fútbol y ficha por el equipo de Veteranos del Plus Ultra de Vecindario donde hace sus últimos pinitos como futbolista. Se completa su historial futbolístico con trofeos de máximo goleador, trofeos a la deportividad y menciones honoríficas por parte de sus tres clubes más importantes, la UD Las Palmas, Estrella y Unión Carrizal.

 

En el año 87, Leo Ramírez deja el fútbol definitivamente y empieza una nueva aventura, la que posteriormente le trajo a Lanzarote, el fútbol sala. Ese año se hace con las riendas del Panadería Maspalomas al que asciende a preferente, después al Muebles El Norte con quien vivió los mejores años del fútbol sala canario. Tras abandonar Muebles El Norte, viene a Lanzarote, entrenando desde 1993 al 2003 al César Manrique, club desde donde nació posteriormente el Lanzarote Playas del Sur. Leo consiguió poner al equipo lanzaroteño en la segunda división nacional, tras hacerse cargo del equipo en preferente, haciéndose cargo de la creación de las escuelas municipales de Fútbol Sala en Tías.

 

Posteriormente entrenó al Costa Dorada y al Cofradía de Fútbol Sala Campos de Lanzarote, filial del equipo profesional, después al Lanzainstal y por último al Azarug Tinajo, club al que ascendió a la Segunda división B permaneciendo en ella, hasta ahora, dos campañas.

 

Por último señalar que Leo Ramírez es, desde el año 2009, colaborador en la delegación de fútbol sala de Lanzarote.

 

La entrega del la Copa al Gotiagua Cadete fue su última aparición en público como "futbolsalero" de forma oficial, aunque todavía le queda un trago que pasar. Será el próximo día 15 de junio cuando se disputará un partido homenaje muy especial para este hombre que pondrá punto y final también a su estancia en Lanzarote. Se retirará a Fuerteventura, lejos del fútbol y del fútbol sala.... aunque los abrazos y los recuerdos siempre le llegarán desde el estrecho de La Bocaina.

Copyright © 2017 LanzaroteDeportiva.com | Todos los derechos reservados. La empresa no se hace responsable de las opiniones vertidas por los colaboradores o usuarios.